El ladrón de botas sueltas

Esta historieta está basada en hechos reales…más o menos. El nuevo misterio comienza en Madrid hace 12 años, como nadadora dicharachera que soy he recorrido varias piscinas a lo largo de mis travesías acuáticas, ese día recalé en la piscina de Valdebernardo y, como siempre, dejé mis botas encima de la taquilla, cuando salí, modo relax on, de mi baño  reparé escandalizada en que me habían birlado la bota derecha.

La gocha que lo hizo, porque hay que ser marrana para ir agenciándose calzado ajeno…¿y si tengo hongos verdes en los pies?, o solo me los lavo los años bisiestos, o mis uñas son como mejillones gallegos de los gordos, ehhhhhh… además era idiota(y poco práctica) porque solo se llevó una. Así que yo tuve que volver a casa en chanclas en pleno marzo y en el metro, menos mal que estaba Madrid y allí no te mira ni Blas, una vez vimos a un hombre totalmente desnudo paseando por Goya y tan tranquilo, oye. Esto se podría haber quedado en una anecdotilla más de esas que me pasan a mí, que le echo mucho drama a todo, es la sal de mi vida, no me juzguen.

Pero, ay amiguetes, hoy en la piscina a la hora de calzarme resulta que me falta una bota, la misma bota, LA DERECHA, entré en pánico, y si una loca obsesionada conmigo me persigue a lo largo y ancho de España robándome la bota derecha cada diez años ehhhh, y si durante este tiempo estuvo en la cárcel y ahora ha retomado su fobia, me la imaginaba en una habitación donde expondría mi bota en un pedestal rodeada de mis fotos en 21 buttons, Instagram, Facebook…igual me estoy exponiendo mucho en las Redes

El vestuario de la piscina empezó a darme vueltas, cuando me recuperé salí resbalando con las chanclas aun mojadas como un Pluto cualquiera a la recepción, ya soy conocida allí por mis pequeños, digamos “problemillas” , como el del paraguas o la purpurina corporal…esa es otra historia. La verdad es que ahí se notó la profesionalidad de los funcionarios del Ayuntamiento de Oviedo, respiraron hondo (¿percibí cierto hartazgo?..nooo, serán cosas mías) y  dijeron: miraste detrás de las taquillas, aveces se “embarcan” allí los zapatos 😒. De un plumazo desmontaron mis ansias de protagonismo a lo #mujerblancasolterabusca, se esfumaron mis diez minutos de fama…sí, allí estaba la bota.

Fin

4 comentarios sobre “El ladrón de botas sueltas

    1. Puede ser, puede ser 😏, pero ya estará integrada con la mierda de las taquillas 😂😂😂. Y lo de “gocha” es por incluir nuestros palabros astures, porque si nosotros sabemos qué es un “desaborío” o un ” “malaje” que el personal contextualice 😀. También es verdad que por ejemplo en Madrid usan mucho el “ponerse gocho” cuando se fartucan.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s