Monólogos maternos

Mi reina madre nunca calla, aunque no emita sonidos ella sigue con su monólogo interior que puede dejar de ser mudo y recomenzar en cualquier punto que ella estime oportuno, esto en persona resulta chocante pero a distancia con el teléfono como canal en el proceso comunicativo puede llegar a ser surrealista.

Situación, Madrid año 2000, llamada materna, 20:45 hora Zulú, descuelgo, ni hola buenas noches ni hostias en vinagre, mi santa madre al aparato:

“Oye Rosa Mari, tú en Madrid no serás puta, ¿no?…”

Silencio por mi parte, la experiencia es un grado, hay que dejarla que vomite su discurso completo hasta que se quede satisfecha.

…porque resulta que hacen un programa, el Gran Marrano ese, en el que una moza, que tiene los mismos años que tú, pues ejercía de pilingui en un crucero, o no sé qué, y se lo dijeron a la madre allí en directo, la Mercedes Milá, que ya me dirás qué pinta presentando esa mierda, que yo la veo por ver, porque vaya vergüerza, pero bueno que tú , y esa moza, con vuestro cuerpo pues haced lo que queráis que ya sois mayores, pero si en Madrid en vez de estar trabajando de camarera, o eso dices tú, y estudiando eso del periodismo, que ya me dirás qué necesidad tienes de estudiar más, no te enseñaron ya a escribir cosas en la otra carrera que hiciste, que no sé nunca cómo se dice…

Me ofende y se lo digo por enésima vez:

Filología española, mamá.

Pues eso, encima, con lo cara que costó ya te podían haber enseñado fisolofía de todo el mundo, por lo menos, no solo española. Pero bueno, eso remedio no tiene, pero si eres puta me lo dices tú, que no me entere por otro fandango cualquiera y me quede la cara de tonta que se le quedó a esa pobre mujer en directo delante de toda España.

Mamá, no soy prostituta, trabajo en un Vips de camarera.

Vale, ya me quedo más tranquila, ¿cenaste? yo voy a sacar a la perra.

Cuelga, ni hasta mañana, ni nada más, y supongo que seguirá con su monólogo interno o externo a 500 kilómetros de distancia. Después se creen algunos que han inventado la aspirina.

Feliz Día de la madre y eso…

Fin

 

 

 

 

Un comentario sobre “Monólogos maternos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s