Todos lo saben

Recital de divas de nuestro cine hipanoamericano, reparto coral de lujo en el que igual sobraban los comentarios con dar solo la lista de actores que intervienen ya apetece verla: Penélope Cruz como Laura, Javier Bardem como Paco, Ricardo Darín como Alejandro, el marido de Laura, Bárbara Lennie como Bea, la esposa de Paco, Inma Cuesta como Ana, la hermana menor de Laura, Elvira Mínguez como Mariana, la hermana mayor de Laura, Eduard Fernández como Fernando, el marido de Mariana, Ramón Barea como Antonio, el padre de Laura, José Ángel Egido como Jorge, un policía retirado, Jaime Lorente.

El director es el iraní Asghar Farhadi oscarizado y multipremiado, no me voy a tirar aquí el moco porque no lo conocía, pero ahora, después de esta primera cita, sí lo quiero conocer y volver a quedar: me intrigó, sorprendió, y atrapó su punto de vista y lo bien que recoge nuestra forma (a la latina me refiero) de reaccionar ante la tragedia, porque también el guión es suyo, me pregunto si siempre pensó ambientar la historia en un entorno hispanoamericano porque en otros países la película sería otra…vale voy con el argumento porque estoy vendiendo la piel del oso antes de cazarlo:

Penélope/Laura regresa a su pueblo en España desde la Argentina con sus dos hijos para la boda de su hermana Inma Cuesta/Ana, su marido Ricardo Darín/Alejandro no la acompaña por motivos laborales. Vemos el reencuentro de Laura con su familia, es emocionante, da calorcito en el corazón, también entra en el paquete un antiguo amor, Javier Bardem/Paco al que abandonó para emigrar y con el que tiene muy buen rollo. Todos tienen sus vidas hechas, organizadas…aparentemente. Se extiende mucho la película mostrándonos ese microcosmos, la boda, el baile, la juerga, el arte, lo que viene siendo una boda a la española con mucho jaleo, y en ese sin dios desaparece la hija de Laura, Carla Campra como Irene, una adolescente que aparentemente se pasó con las copas y se acostó (con ayuda de su madre y un poco de Ventolín) pronto. Cuando la boda está en su máximo apogeo se va la luz con el consiguiente lío agravado por la barra libre y ahí desaparece la chavala.

Ante la desgracia comienza aponerse en marcha el ventilador de la mierda, las sospechas de todos contra todos, las revelaciones sorprendentes, no oro todo lo que reluce, hay caquilla debajo, algo totalmente necesario para el nudo de la peli. Hasta aquí se podría leer sin fastidiar al personal, aunque no creo que a la intriga sea lo más importante en “Todos lo saben”, sí un ingrediente crucial, lo preciosístico son los matices, la sensibilidad a la hora de retratar las relaciones entre marido y mujer, amantes, socios, hijos, hermanas.

En un momento determinado, porque son más de dos horas de metraje pensé:

-Al iraní se le fue la pinza, a esto le va a sobrar tres cuartos de hora.

Pero no, el tema remonta, vuelves a pillarle el pulso a la historia y disfrutas de cada interpretación: una Penélope muy rajada, pasional, afectada al estilo latino (tan alejada de esos familiares que salen en las películas norteamericanas impecables y leyendo comunicados sin mover una pestaña) traspasada por las circunstancias, un Barden al que se le ve el plumero del antiguo amor, un Darín alejado de su galanura y reconcentrado en su fe, esa Elvira Mínguez dura como el pedernal, Bárbara Lennie (qué actriz) muy coherente siendo la voz de la sensatez frente al comportamiento de su marido, Eduard Fernandez en el difícil papel del “cuñao” pegado a la tierra, y es que es tan polifacético este tío que su interpretación hace que pienses de todo, cómo me gusta, quizá echo de menos una presencia más significativa de Inma Cuesta pero con su regalito interviniendo en la banda sonora de la película habrá que conformarse.

El papel de celofán bonito que envuelve “Todos lo saben” es la banda sonora de Javier Limónesto es muy personal y es que la última canción de la película me tocó la fibra, la música removió un sentimiento que hizo que el círculo se cerrara de forma perfecta, aquí os dejo el tema a ver si os ocurre lo mismo:

Una de esas noches sin final


Bueno, y como hay gente nueva (perdón por la cuña) “si me queréis seguidme” que tengo múltiples personalidades:

Mi caótica biblioteca

Facebook de persona

Instagram de persona

Instagram de mamarracha y su prima de Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s