Amanece que no es poco

Se ha ido José Luis Cuerda pero hay perlas que sobreviven a genios así como:

“Yo me enamoré una vez, don Alonso, y me dio muy buen resultado. Una experiencia agradable. En fin, ya sabe usted lo exagerado que es el amor. Una patología tentadora y gratificante en muchos momentos, pero siempre deja su poso de hiel. Uno tiene que sobreponerse a ciertos accidentes, a ciertos disturbios dialécticos en el fluir de la convivencia con la persona amada. No quiero recordarle poemas de Pedro Salinas, heterosexualmente hablando, o los de Cavafis, desde un punto de vista homosexual”.

“No, no te voy a dejar leer la novela. ¿Vos sos intelectual? Pues entonces, ¿para qué te la voy a dejar? ¿para que me la leas mal y me la jodas?”.

“De entrada se casó usted con la Paddington, que había estado casada otras tres veces cuando había muchas que no se habían casado ninguna y usted podía haber elegido. Después se compró un sombrero espantoso y anduvo con él todo el invierno. Un sombrero que no nos gustaba a nadie. Lo tengo yo hablado con todo el pueblo. Y ahora, para rematar, me dicen estos amigos que ha escrito usted ‘Luz de agosto’, la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! y ¿no podía usted haber plagiado a otro? ¿es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?”.

“¡Se me está muriendo divinamente, te lo juro! De los años que llevo de médico nunca había visto a nadie morirse tan bien como se está muriendo tu padre. Qué irse, qué apagarse, con qué parsimonia. Estoy disfrutando que

no te lo puedes ni imaginar”.

“Anda que no debe estar bonito esto, las cabras ahí quietas y yo aquí de perfil como un masái. ¡Pues no viene nadie a verme!”.

Lo de dar guantazos es un esquema muy sintético que conviene utilizar poco, y utilizarlo bien. Casi en plan poético, diría yo. ¡Zas-zas! Como algo prodigioso. ¿Tú me entiendes?

“Trae algo de Góngora, que tengo yo cuerpo de Góngora…”.

Y para terminar ese Ciges y ese Resines “encamaos”

“Déjate, déjate, que un hombre en la cama siempre es un hombre en la cama ¿eh?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s