Llévame avión

Cuando veo un avión surcar el cielo siempre pienso, “ojalá fuese dentro”. E inmediatamente mi mente perversa, ceniza, pesimista me chilla:

_ Seguro que va a aterrizar a Avilés y no salgo de Asturias 😳.

Por qué, Mari, de verdad, me encantaría ser de esa gente que ya se ve en Punta Cana con el culo metido en la piscina y el cóctel/coco en la mano (mitad sirena, mitad parroquiana) pero yo me pongo en plan gafe o club de la comedia pero, coño, si no me oye nadie y yo a mí misma no me hago gracia.

Es más, ojalá pudiese ir en ese avión, da igual el destino, y tomarme un descanso de mi persona. Cómo se hace eso, pues ni puta idea pero es imaginármelo y ya descansar. Unas vacaciones de Úrsula, sus torpezas, sus olvidos, sus fotos, las cien mil pelis, series, libros, historietas, cremas (perdona, las cremas y los libros vienen conmigo de vacances, por ahí no paso)…ya me estoy saboteando.

Me consuelo pensando que esto le pasa a todo el mundo: lo de la triple personalidad, los soliloquios, las batallitas.

Para terminar con un apunte positivo: si me he tomado unas sidras en el avión voy con Hugo Silva a Cuba con el cuerpo de Charlize Theron. Y vuelvo con el body de la pobre Charlize hecho una braga y Hugo parece Silvio Berlusconi saliendo de un after de la mala vida que le di.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s