Caballerosidad

El otro día le contaba a una amiga que muchas veces intentan colarse delante de mí las señoras en la charcutería y demás terrenos de caza, y dijo ella, toda convencida:

—Pues vaya valor.
Hoy ha sido un señor y en el banco…como no se me ve, paso desapercibida con mi tamaño, mi capa roja, mis gafas gatunas…pues que el hombre no se percató de mi presencia cuando salió de detrás de una mesa y se puso a la cola de la caja mirándome de reojo. Cuando se dio cuenta de que muy serena trabé y dije que iba yo, él, condescendiente, agacho la cabeza y dijo:

—Bueno hay que ser caballero.

Ya se me hinchó el vuelo de la capa y le dije:

—No es una cuestión de caballerosidad sino de urbanidad, y si voy yo, voy yo, y chis pun.

De verdad, cuanto inconsciente atávico hay por el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s