Juegos reunidos

Va mi tío y dice que saquemos el parchís, que hace 30 años que no juega pero que ya le explico yo las reglas en un plis. Señor llévame pronto, estoy por salir a pecho descubierto e ir dando besos en la boca a todo el que pille…igual empiezo por la estación de bomberos que me queda cerca, suicida sí, boba del todo no.

Encontramos el parchís debajo de la cubertería esa que no se saca nunca (como el parchís) y ahí empezamos los cuatro a jugar mi “frente de juventudes” particular: padre, madre y tío, ninguno cumple los 70 y yo, una señora de 40.

Mi madre dice que ella sale ya:

_ Lo de salir con un cinco es antiguo.

Mi tío empieza a abrir el cajón de la mierda y a decirle que siempre fue una tramposa, mi padre que tiene las manos más grandes del hemisferio occidental no sé como se arregla que de un par de tiradas come cinco fuichas, que si 20, que si 40, mi tío dice que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición y que ya sabía él porqué había dejado de jugar con ellos a nada porque tienen mal perder, mal ganar y son unos fulleros. Terminan todos enfadados, cada uno en una habitación de la mansión de 52 metros cuadrados y yo en la gloria. Mañana les saco el Monopoly a ver si hay hostias 😁.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s