Seguril

Vende más hablar de cosas negativas, Mari, pero es que yo tengo una flor en culo: hoy en mi salida semanal de“panderemia” casi no había pisado la calle y ya me estaban ofreciendo “de gratis” cuatro cajas de Seguril. No me digas que la gente no es todo generosidad.

Seguir leyendo “Seguril”

Carta abierta (como la ventana) al mi vecín

A ver, nin, que no ye por mí, que ye por ti, yo dades les circunstancies actuales lo de “El abuelo Vitor” to la mañana no lo veo sano ni física ni mentalmente, vas deprimite y el güelu ya ta cansau de tar en el quicio la puerta con el pitu apagau, de picar y de la de mi madre.

Seguir leyendo “Carta abierta (como la ventana) al mi vecín”

Perros fitness

Mi tía Pilarín lleva trabajando desde los 14 años, cuando se retiró y ya tenía a todos sus hijos y nietos encaminados se apuntó a todo: el coro del Hogar, al Banco de Alimentos, sevillanas, patchwork. Lo que nunca tuvo fue mascota porque:

_En una casa que hay perro huele a perro.

Seguir leyendo “Perros fitness”

Juegos reunidos

Va mi tío y dice que saquemos el parchís, que hace 30 años que no juega pero que ya le explico yo las reglas en un plis. Señor llévame pronto, estoy por salir a pecho descubierto e ir dando besos en la boca a todo el que pille…igual empiezo por la estación de bomberos que me queda cerca, suicida sí, boba del todo no.

Seguir leyendo “Juegos reunidos”

Aplauso sanitario

El primer día que escuché los aplausos como soy de un barrio cañí astur pensé: ya está, la gente no puede más y salió a montar juerga flamenca en la calle (somos eclécticos y mixtos aquí en el barrio de Ventanielles, Oviedo, Asturias, España).

Sinceramente no salí a unirme porque estaba agotada, ni siquiera un jaleo me llamaba. Al día siguiente me enteré de que era una iniciativa a nivel nacional para agradecer al personal sanitario su esfuerzo, ayuda, trato, sacrificio…así que hoy ya estaba preparada con mi cámara y mis palmas.

En estos momentos me siento orgullosa de dónde vivo, de todos los portales salió gente y estuvimos un buen rato aplaudiendo, muchos a compás que parecía esto los Carnavales de Cádiz.

Iniciativas así son las que te reconcilian con tus congéneres, con tu barrio, con tu perra que está nerviosa y se hace pis en la cocina (un pequeño chascarrillo) o tu tío que ve la misa en casa haciendo los gestos y todo, siéntate, levántate, y después estamos mi reina madre y yo que llevamos de cuarentena desde julio y nos da risa que el personal se agobie tanto.

Pero es que la vida es así jodida, sorprendente, divertida, dramática…y ya sabes mientras hay vida hay de todo lo demás.

Perdón por la tristeza, pero el coronavirus es la menor de mis preocupaciones.

Ventanielles

El pesimista en crisis

El pesimista en crisis está CONTENTO, con el Estado de Alarma se le ha hecho la boca agua y el culete Pepsi Cola. Fíjate: los agoreros, ese cuñao, esa hermana, ese tío bisabuelo que llevan mil diciendo que va a estallar la Tercera están en su salsa.

Consejo:

Seguir leyendo “El pesimista en crisis”