Historias de escalera: la cabeza

Solía empezar la tertulia vecinal con alguna broma, una de las más célebres era comprar una bolsa de pipas y ponerte en la ventana a comerlas, llenar el balcón de la vecina de cáscaras, esperar a

Seguir leyendo “Historias de escalera: la cabeza”